07 octubre, 2007

¿Leo lo que escriben?




Con el ingenio dicen que se nace, pero imagino que también es difícil que éste se mantenga en todo instante. A veces, la lengua puede andar demasiado floja y soltar por tu boquita cosas a lamentar luego. Pero aquí, la pregunta clave sería ¿afirmación que hizo cierta o no? Con tal 'confesión', el Señor Sánchez Dragó deja en entredicho la verdadera autoría sobre libros anteriores, incluso por ejemplo que el verdadero destinatario del Premio Fernando Lara 2006 fuera bien correspondido... ('Muertes Paralelas')

Personalmente opino que tal afirmación ,quizás no al 100%, sea cierta, porque qué sentido tiene que haya largado aquello mientras hablaba tranquilamente con Ana Botella? En verdad, la posibilidad de que el motivo fuera captar la atención de la misma, o que se impresionara... no tiene mucho sentido, pero entonces ¿qué?

Y ahora yo me cuestiono, si ésto es posible, que un escritor de talla como el que menciono, llegue a afirmar ésto (que si bien aclara que es mentira, tampoco entiendo ni encuentro la falta de lucidez que tuvo en aquel momento), es aplicable a otros escritores? ¿Cuántos y cuántas veces nos engañan? Quizás, no obstante, cuando uno lee una novela debería hacerlo por el contenido, independientemente de que el escritor sea el Sr. X o la Sra.Y, puesto que como queda reflejado en este caso, el autor no importa tanto...

Y como todos tendríamos que tener 'derecho de réplica'...


3 Comments:

At 4:34 p. m., Anonymous Agustín dijo...

Desgraciadamente esto de que unos pocos se apropien del trabajo de otros de 'menor categoría' profesional ha estado siempre (y sigue estándolo) a la orden del día:

Piensa, por ejemplo en arquitectos famosísimos que no dejan de hacer edificios (y en los 200 arquitectos sin nombre que tienen en su estudio), o los grandes cocineros. O becarios haciendo el trabajo de consultores.

Por ponerte un ejemplo cercano a mí, te podría hablar de los artículos científicos de investigación. Artículos que en la mayoría de ocasiones hace uno (normalmente becario) y lo firman los que hagan falta.

Si miramos a nuestro alrededor vemos que, desgraciadamente, esto está en todas partes... ¿por qué la literatura debería ser menos? ¿Sánchez Dragó escribe o no? ¿Lucía Etxebarría plagia o no plagia? ¿Y Ana Rosa Quintana?

Sinceramente, llega un momento en el que prefiero quedarme con la obra: quiero que me emocione, que me haga sentir algo, independientemente del autor. Si un texto me gusta... ¿qué más me da que lo haya escrito? La pena es no poder darle el justo reconocimiento al que lo merece...

Un besico

 
At 11:59 p. m., Blogger Karuna dijo...

Hola Agustín, una gran verdad que lo importante es el contenido y no el continente verdad? Por cierto, ya vas leyendo 'La Sombra del Viento'?

Un besote,
karuna

 
At 6:39 p. m., Anonymous Agustín dijo...

Pues, estas dos últimas semanas, con tanto viaje apenas he podido leer. Pero vamos, espero terminar el que tenía en marcha la semana que viene, y entonces empezaré con 'La sombra del viento'... ¡ya hay ganas!

 

Publicar un comentario

<< Home