21 septiembre, 2007

Fiesta Taurina??


Pronto llegaran mis fiestas, y con ellas se llenarán del bullicio permanente de la gente. La oferta cultural se ampliará más que de costumbre, las posibilidades de que puedas ver de cerca a tus ídolos musicales se multiplicarán, para los creyentes y practicantes (aquí me abstengo de clasificarme) podrán regalar flores a la Pilarica.
El Pilar, el río Ebro, Zaragoza se visita diez veces más, como si de repente todo el mundo se acordara de esta pequeña ciudad, con su encanto particular. Este año las fiestas se acompañarán de ruidos atronadores, el río queda velado actualmente en parte de su recorrido por tierra (consecuencia de que las OBRAS EXPO sigan su cauce), los obreros con sus monos se mezclarán con gente vestida de baturra, de fiesta, con sus cachirulos. Tengo dudas que se paren las obras por las fiestas...

Pero con las fiestas también viene la fiesta taurina, y aquí me veo obligada a hacer un parón de 'No comments', ¿qué fiesta es esa? ¿En verdad porque se esté manteniendo una tradición, me dicen, es algo justificable de cara al sufrimiento del pobre animal? Tengo mis dudas de que pueda llegar a considerarse un arte eso del toreo, no voy a obviar que al torero hay que considerarle valiente, aunque también he oido muchas veces (y ya se sabe, cuando el río suena... pues eso, agua lleva) que a veces se 'prepara' al animal antes de la corrida. Se le marea y se le resta fuerza, motivado por el inegable miedo del torero, sabedor que podría llegar a ser su última corrida, su última fiesta ... Desde aquí, ¡Ojalá pronto desaparezca la Fiesta Taurina!
PD: Obviamente y como deduciréis, este cartel para mi no representa ninguna fiesta, y si no que se lo pregunten al toro.

5 Comments:

At 8:39 p. m., Anonymous Agustín dijo...

Mmmm... con respecto a este tema tengo mis dudas. Partiré dejando las cosas claras y diré que las corridas de todos no me gustan. No me gustan en el mismo sentido que, por ejemplo, no me gusta David Bisbal. Así que, si algún día desaparecen... pues no voy a pasar ninguna pena.

Pero el tema de fondo es otro, entiendo, y es ahí donde no lo tengo tan claro. Estamos hablando del sufrimiento de un animal, de crueldad y... sí, pero no.

Me explico: desde luego es un acto de crueldad, e imagino que el pobre animal tiene que sufrir bastante. Desde ese punto de vista... las corridas de toros deberían ser algo a eliminar. Lo que pongo en duda es el lugar que ocupan el sufrimiento y la crueldad y el papel que les damos en nuestra vida cotidiana.

¿Bajo que circunstancias deberíamos cortar cualquier indicio de crueldad de raíz? ¿Acaso no es cruel que unos padres ahoguen a sus hijos bajo una nube de humo tóxico fumando tranquilamente delante de ellos? ¿O salir contentísimos del IKEA de turno con nuestra flamante estantería aunque con ello nos hayamos cargado varios bosques? Ejemplos de crueldad podríamos poner miles: reality-shows o programas del corazón en los que virtualmente despedazamos y nos reímos de cualquier personaje que pase por allí (supuestamente ellos también deberían tener sentimientos); cada vez que pasamos de largo de un mendigo que no tiene para comer, mirando para otro lado; niños que desprecian, aislan e incluso maltratan a algún compañero en las escuelas por el mero hecho de ser diferente; cada vez que traicionamos la confianza de alguien; la construcción indiscriminada que destroza cualquier entorno; cada vez que rompemos el corazón a alguien...

¿Cerramos las corridas de toros o cerramos Gran Hermano? ¿O las dos cosas? ;)

Un besico

PS. ¡¡Menudo día bloguero llevas!!

 
At 10:21 p. m., Blogger Karuna dijo...

Interesante tu reflexión amigo, la verdad es que como bien dices hay muchas formas de hacer sufrir a otros, quizás por la cotidianiedad de muchas acciones olvidamos el punto de vista reflexivo y lo consecuente de nuestros actos.

Vaya día bloguero que llevamos!!jejjeje
Un abrazo ;-)

 
At 1:47 a. m., Anonymous Agustín dijo...

Ahora recuerdo algo que quería comentar también el otro día y que se me pasó.

Hablas de lo que cambia la ciudad para las fiestas... ¿soy el único al que le entran ganas de huir de la ciudad en la semana de Pilares?

 
At 9:30 p. m., Blogger Karuna dijo...

Hola Agustín, No, no eres el único... la verdad que agobia sobre todo la cantidad de gente que hay por las calles, lo mejor tomártelo con filosofía ;-)

Un besote,
karuna

 
At 7:48 a. m., Blogger Gonxalo Oyanedel dijo...

Años atrás escuché a un tipo en la radio enumerar razones a favor de estas "fiestas", como que el toro de lidia sólo tenía validez en la tauromaquia, pues no servía para la ganadería ¿Es su razón de ser, entonces, el mero sacrificio para un morboso divertimento público?

La inquietud se aplica a todos los casos, sea la caza del zorro en Inglaterra o el rodeo chileno. No entiendo que se disfrace de "arte" otra celebración de nuestra brutalidad.

 

Publicar un comentario

<< Home