30 septiembre, 2007

Hablame que no te veo...

Lo que antaño era normal, la comunicación y el contacto interpersonal grato y deseado, se va convirtiendo con el tiempo en algo evitable y evitado, la tecnología nos ayuda en tal fin perjudicial, inocuo en el plano físico pero quizás no así en el espiritual. Brazos de carne y hueso tornan a palabras que envaucan, que hacen soñar. Sueños sin vida ni presencia, fuerza perdida por el medio en el que circulan.

El sentido visual se agudiza en detrimento del táctil, lágrimas y caricias virtuales, vida en sombras, y con ella se va perdiendo el arte de la sociabilidad. Fallecen valores conseguidos sólo mediante el contacto físico, nos volvemos ermitaños incoscientemente, y así, vemos nuestra vida como si de una película se tratara, imágenes y palabras, nada más.

Las mentiras son más fáciles, el compromiso de las palabras se pierde y nadie está libre de vivir en el engaño. Timido puede ser Timida, Franco puede ser Gigoló, sólo momentos, instantes en palabras escritas, con promesas que sólo prometen dos caminos, creerlas o no engañarse por si defraudasen.

La cobardía impera entonces, la sobrellevamos penosamente, mensajes virtuales evitan palabras encaradas a otro igual. Pensamos más entonces, antes de hablar, perdiéndose así la magia de la espontaneidad. No es que veamos la futilidad en el trabajo del contacto interpersonal, éste nos sigue motivando, pero el medio es diferente. Y cuando se cambia el medio, la fuerza del resultado puede ser bien distinta...

8 Comments:

At 11:05 p. m., Anonymous Agustín dijo...

Este hilo me ha dejado un poco tocado... cuánta razón tienes... me he acordado de amigos a los que no he visto en tiempo, amigos con los que todo contacto a pasado a ser algún mensaje en el móvil o un encuentro fortuito en el messenger. ¡Lo que a mí me apetecería es darles un abrazo!

También me he acordado de un programa de Redes en el que Punset contaba como todos nuestros sentidos necesitan 'práctica' para no atrofiarse y que de todos ellos, cada vez usábamos menos el sentido del tacto. Hablaba de la cantidad de información, emociones y sensaciones que puede transmitir una simple caricia, o un abrazo...

A partir de ahí, me parece muy interesante tu observación... poner en evidencia la relación entre el sentido del tacto y la sociabilidad. Aprovechar la falta de contacto para levantar una coraza libre de ataduras y compromiso.

Y bueno... ya que estamos... un abrazo :) Aunque sea virtual

 
At 11:15 p. m., Blogger Karuna dijo...

Hola Agustín, veo que te gusta Punset, a mi también, me parece muchas veces que sus análisis son bastante certeros.

La verdad es que llegado a este punto uno se podría preguntar, qué sentido juega mayor importancia en nuestras relaciones interpersonales? Un conjunto de todos?

Un besote,
karuna

 
At 1:03 a. m., Anonymous Agustín dijo...

Uff... esta pregunta es ya para nota... Realmente no lo sé, ¿cuál es el sentido más importante para las relaciones interpersonales? Imagino que la respuesta debería ser todos, pero si nos quitamos la máscara utópica y miramos a la sociedad que nos rodea tal y como es... supongo que entonces acaban ganando la vista y el olfato.

Vista y olfato... ¿será casual que el sector la ropa y el del perfume sean de los que más dinero mueven en el mundo?

 
At 6:56 p. m., Blogger pez de ciudad dijo...

L.F.Finat dijo:
"Mil máquinas nunca harán una flor, pero sí serán más auténticas que algunos hombres"

Y yo digo, que mil abrazos virtuales jamás harán uno auténtico... y esperemos que las máquinas nunca lleguen a ser más auténticas que los hombres, porque si no, estamos perdidos...

Bss

 
At 10:14 p. m., Blogger Karuna dijo...

Puede que así sea Agustín, en general, vista y olfato... Aunque aquí yo creo juega muchas veces la subjetividad. si hay algún sentindo que se ha perdido por ejemplo? Seguramente lo supliremos por otro fácilmente...

Hola pez, en verdad como dices, donde esté un abrazo físico...

Besotes,
karuna

 
At 2:45 a. m., Blogger Gonxalo Oyanedel dijo...

Es curioso encontrar este posteo hoy, justo cuando un antiguo y falso amigo aprovecha su sitio para disparar lo que no fue (ni es) capaz de decir a la cara. Una disfunción desagradable de un sistema que no sólo nos ha restado la cercanía, si no también ha fomentado a los cobardes.

Disculpa si soné muy amargo, es sólo mi opinión y un ejemplo. Felicidades por tu sitio.

 
At 2:47 p. m., Blogger Karuna dijo...

Hola Gonxalo, te entiendo, yo tambien he tenido momentos como el que cuentas, en los que muchas veces casi te ofende más la cobardía del otro que la mentira...

Un besote,
karuna

 
At 9:17 p. m., Blogger El pasajero dijo...

El estaba frente a la pantalla, hablaba como normalmente, la conversación empezó a ser grata y hasta familiar...de repente percibió un olor ... era olor a mora ... en el otro lado ella se acababa de poner ese mismo perfume ...

 

Publicar un comentario

<< Home