09 noviembre, 2008

Yoísmo y nada más


Algo inevitable para muchas personas es hacerse notar, quizás una de las peores desgracias que pudieran sufrir en sus preciadas carnes sería el sentirse ignorados, inadvertidos. Bien mirado y a simple vista, no parece que sea más que un simple vicio en la personalidad, pero profesar 'in extremis' el  inefable yoísmo, bien es cierto, que ha provocada a lo largo de nuestra historia múltiples e irreversibles trastornos. ¿O no es así? 

Como del estado de sorpresa no acabo saliendo nunca en este mundo en que vivimos (por ello soy consciente que en la vejez tendré bien marcadas mis futuras arrugas frontales), he intentado aficionarme al yoga o similar deporte que consiga llevarme a un estado relajado, algo que todavía no he conseguido. Y así, otro absurdo nace noticia. Por lo visto unos jóvenes (en lo único que considero me asemejo a ellos), cuya ocurrencia fue hacerse oir haciendo algo tan absurdo como quemar unas fotos de los reyes de España, se han hecho eco otra vez. Con multa o sin ella, absueltos o no, yo lo tengo claro. Es otro ejemplo de yoísmo mal encauzado, innecesario y dañino. Ellos y otros que los secunden,  pensarán que son revolucionarios, héroes, pero ¿de qué? No son mas que unos ruines, villanos y además ignorantes. 

Ésto queda muy bien explicado en un artículo del Heraldo de Aragón de este viernes, escrito por el catedrático de la complutense,Lorenzo Martín-Retortillo. 'Quemar al enemigo', algo que desde siempre se ha hecho, como bien se hizo en su día con Miguel Servet. Y es que, si estos jóvenes no fueran ignorantes, bien sabrían que ya hace casi 70 años, el pueblo se hizo oir cívicamente, y por urnas decidió que no quería una Monarquía. Por lo tanto, un cambio en nuestra estructura política y demás puede lograrse, luchando claro está, pero siempre, por favor, por vías que se fundamenten en el respeto al prójimo. El fin no justifica los medios.

Algo parecido, siempre por el afán de hacerse oir y demostrar ser el poseedor de la verdad, ocurrió durante la Guerra Civil Española. No es un secreto a voces que fue una guerra entre vecinos en muchas ocasiones. El odio y rencillas latentes entre la población, hacían acto de presencia y se valían de la excusa de la guerra, para liquidar a 'su enemigo'. Un ejemplo clásico es el asesinato del poeta Federico García Lorca, que curiosamente era afín al Frente Popular, y paralelamente tenía amigos nacionalistas. 

Dejemos que hable la razón, pues la cabeza no ha de servir tan sólo de adorno, y comprobado está que el no uso de un órgano puede llegar a atrofiarlo. Podremos tener ideas revolucionarias, pensamientos que creamos nuestra verdad, pero no hay que olvidar que verdad no hay sólo una, sino tantas como personas. Y lo plausible e inteligente, sería ser capaces todos juntos de conseguir UNA VERDAD COMÚN, medios hay, ganas de conseguirlo, esa quizás ya sea otra historia.

P.D.: Actualmente se habla mucho de la 'memoria histórica', pero el término no está bien expresado en realidad. La memoria es algo individual y subjetivo, pero nunca se puede decir que es 'colectiva' o 'histórica'. La memoria es un concepto que lleva intrínseco el matiz 'histórico -a'.



2 Comments:

At 1:06 p. m., OpenID Agustín dijo...

Pero qué alegría leerte de nuevo, karuna, se te ha echado de menos :) Además te tenía en mente porque estoy leyendo 'Crimen y castigo' y pensaba venir a dejarte un comentario cuando lo terminase de leer. Interesante personaje, Raskolnikoff...

Regresas con las pilas cargadas y con un tema realmente interesante... no sé, tal vez sea sólo una observación carente de base real, pero me da la sensación de que en los último años (¿efecto gran hermano, tal vez?) es como si todo el mundo tuviese una necesidad exagerada de hacerse notar. Se trata de conseguir esos 15 minutos de fama que ya anunciaba Warhol sea como sea, a cualquier precio. Tanto que muchas veces la causa se torna en vehículo... una verdadera pena.

Siguiendo con tu exposición, me cuesta bastante más ver lo último que expones, sobre la verdad común. Realmente lo veo complicado (una pregunta tan "tonta" como ¿existe Dios? ha marcado miles de años de historia de la humanidad). Pero es que, incluso en el caso de alcanzar esta verdad común... ¿no nos llevaría directamente al pensamiento único? No estoy tan seguro de querer llegar a ese punto.

Espero que todo te vaya muy bien, nos seguimos leyendo.

Un besico

 
At 2:30 p. m., Blogger Karuna dijo...

Hola agustín, encantada de verte por aquí :-)

Más que una verdad común, al menos estar de acuerdo en mayoría sobre algo trascendental, no está mal. Pero sólo eso, al menos un pensamiento único en algunas cosas... puede evitar males grandes.

Me alegra saber que estás leyendo Crimen y Castigo, a mi me encantó el personaje central, y recuerdo que me llamó mucho la atención la extrema generosidad de su amigo para con él... Es un libro que me trae muy gratos recuerdos.

Por cierto, hace nada leí de una desconocida para mi el libro 'El Rojo de las Flores', te lo recomiendo, es muy bonito.

Un abrazo, y muchas gracias por comentar :-)
karuna

 

Publicar un comentario

<< Home