30 julio, 2008

La impronta de la ignorancia

La transformación de mi ciudad en estos últimos años, ha sufrido un cambio espectacular. Podría hablarse de una modernidad novel a los ojos de mis vecinos, unas riberas si no impecables al menos presentables, un aire diferente. Ahora bien, también podría hablarse si es esa la intención, del porqué de la dejadez en el pasado, el descuido evitable y despreocupado en el que se mantenía nuestro río, que viene a ser una impronta clave de Zaragoza, así como otras tantas mejoras en las infraestructuras (accesos a la ciudad, salidas de la misma que pedían a gritos hace ya tiempo fueran atendidas)... Y yo me pregunto, ¿será que ganar un proyecto como la EXPO ha despertado el ingenio de los que están al mando?

El tránsito del antes y el después, tiene como pareja de baile los atascos en el tráfico rodado, así como los atascos mentales, inevitables e impertinentes, de muchos de mis paisanos, que aturdidos por el ruido nocturno del evento vecino claman al cielo sin ser oídos. Si bien es cierto que para la economía de nuestra ciudad pueda ser positivo, pues supondría entrada de dinero mayor a la acostumbrada, tiendo a pensar que no es para tanto, pues no nos habían comentado que tal entrada conllevaría necesariamente una salida de dinero previa de los ciudadanos, pues subir ha subido todo.

Así que, si ya hemos sufrido (y seguimos sufriendo), obras numerosas por toda la ciudad, que conllevan un fastidio generalizado (teniendo mis serias dudas de que luego acabe el evento vaya a quedar algo de positivo). Si nos han taladrado ideas e ideas relacionadas con la macroexposición en nuestras ya torturadas cabezas (cada uno con sus particulares motivos), si nos han prometido el oro y el moro hasta la saciedad, como resultado de lo que iba a venir... si bien a éstos y más atropellos nos habíamos llegado a acostumbrar, para que mis oídos quedaran indignados al escuchar del alcalde actual de Zaragoza Juan Alberto Belloch (puesto de discutible merecimiento, aunque ésto sería otro discurrir), su exhortación a los ciudadanos maños de que su visita a la muestra se realizara mejor entre semana (pues los fines de semana hay problemas por la cantidad de gente que acude). Ejem... entonces o bien me queda ir en mis vacaciones, si considero debo obedecer a este señor, o pedir permiso en el trabajo para que me dejen ir...
Y digo yo... entre otras cosas... no deberían haber preparado a la EXPO para los casos de masivas visitas, ya considerándose desde sus cimientos como un GRAN ACONTECIMIENTO?? :-/

5 Comments:

At 12:21 p. m., Anonymous Agustín dijo...

Incluso a estas alturas, todavía no he sido capaz de aclarar mis 'sentimientos' con respecto a la Expo. A días la quiero, a días la odio, a veces creo que es buena para la ciudad, que es buena para todos y en otras ocasiones me parece que sólo va a ser buena para los poderosos de siempre.

En su día me saqué un pase de noche, de esos que permiten la entrada a partir de las 20h. Me venía muy bien para poder ir al salir del trabajo, cuando ya hubiese bajado un poco el sol: pasear, ver algún pabellón y, sobre todo, apreovechar el montón de espectáculos programados. Pues bien, a día de hoy... todavía no he podido ver ningún pabellón. Filas, filas, filas... para entrar a cualquier sitio. Y por supuesto, los fast-pass esos agotoados.

Pero es que se me ocurrió ir un sábado a pasar el día completo, aprovechando que venían a Zaragoza unos amigos de fuera con ganas de ver la Expo y... a las 5 de la tarde nos largamos de allí hartos de pasar calor y habiendo visto únicamente los pabellones que no tenían fila a la entrada (bastante flojos, por otro lado).

Así que nada, teniendo en cuenta que este verano no creo que pueda coger vacaciones y si lo hago no sé hasta qué punto me apetece ir a ponerme moreno mientras hago fila... creo que por el momento voy a tomarme la Expo como si fuese un teatro o una sala de conciertos, más que como una muestra internacional. Que por otro lado... ¿realmente en los tiempos que corren, con Internet y esas cosas, es necesario que para 'conocer' un país tengan que venir y colocar un chiringuito?

Pues nada, si finalmente vas ya nos contarás la experiencia... :)

Un besico

 
At 11:23 p. m., Blogger Karuna dijo...

Agustín, no sabes como te entiendo. Y me da pena reconocerlo porque hablo de mi ciudad, no obstante, yo el Lunes próximo iré a la EXPO, y entonces opinaré.

Un abrazo,
karuna

 
At 12:48 p. m., Anonymous Agustín dijo...

Mucho ánimo para tu día Expo. Y no te olvides de llevar gorro o algo para protegerte del sol y calzado apropiado para pasar muchas horas de pie :)

Por cierto, que si por lunes próximo te refieres al lunes 11, entonces igual te interesa esto: a las 20.30 en el Palacio de Congresos se va representar la obra que Dario Fo (¡ya tiene más de 80 años!) ha escrito expresamente para la Expo, con Juan Echanove. De hecho, yo ya saqué la entrada hace unas semanas y si no sucede nada extraño ahí estaré viendo la representación.

Te diría incluso de quedar para presentarnos formalmente y tomar un agua (en la expo parece lo suyo :P) pero... a) soy muy tímido y traspasar la frontera virtual todavía me da mucha vergüenza y b) imagino que irás con más gente y no es cuestión de romper el plan. En cualquier caso... ¡a pasarlo bien por la Expo! :)

 
At 12:13 a. m., Blogger Karuna dijo...

Agustín, suena interesante lo que comentas, si voy no te preocupes que desde aquí te lo diría ;-) Eso sí, fuera vergüenza jejej (no te imagino así)

Un abrazo,
karuna

 
At 7:48 p. m., Anonymous Agustín dijo...

La vergüenza a hablar (y meter la pata) en público sí que la perdí hace tiempo, pero cuando el público deja de ser gente en general para convertirse en gente con cara y nombre, uff... todavía me cuesta mucho vencer la timidez.

A ver si poco a poco la edad lo va corrigiendo :)

Un abrazo

 

Publicar un comentario

<< Home