11 enero, 2007

Alma, vulgaridad y cuestiones varias...

Cuántas veces he llegado a pensar que 'el mundo está loco', y es que se ven tantas cosas que ya con el tiempo no te impresiona nada, se oyen tantas que hasta en algunas ocasiones llego a escuchar lo que no se dice en ese momento, se sienten tantas cosas tan solo en unos minutos... impotencia, lástima, dolor, tristeza, incertidumbre... (no sigo pues dejaría al diccionario sin adjetivos...) A veces uno quiere 'no ver' por un día, ser quizás un poco egoista y vivir el día tan solo para si, sin vuelcos al corazón o a la mente, "vivir sin pensar", que utopía pues bien es verdad que la vida entonces sería más fácil. Autómatas que pudieran caminar por la vida sin interrupciones externas, sin esos minutos de silencio obligado e imprevisto que muchas veces no queda más remedio que tomar...
Y es que, qué puede llegar a motivar al ser humano a sentir deseos imperiosos en ver a su ex-dictador ahorcado, saber si ha sufrido o no en los últimos minutos de su vida, qué se va a hacer con su cuerpo, si duró mucho su agonía final, acaso estos pequeños detalles van a hacer que el pobre infeliz vea esfumarse la desdicha que en su día pudiera ocasionarle el fallecido? Acaso es de 'ser humano' sentir felicidad por algo así ante el sufrimiento de otra persona? O bien no es felicidad lo que en verdad se siente? ¿Qué puede ser entonces? Tengo claro que es un sentimiento humano, pero también estoy segura de que no es lo mismo, no es simil 'ser humano' que 'sentirse humano'.
Todos los días por la mañana, media hora antes de entrar al trabajo, suelo ir a tomarme un café a 'la cafetería del chino' (curioso como se ha quedado con este nombre, y cómo cada vez se ven más bares regentados por gente oriental. Cada vez van haciéndose con más negocios, a lo cual tampoco tengo nada que objetar) Me gusta ir a este sitio en concreto pues tiene esas pequeñas cosas que me gustan, precio barato (una burrada lo que se cobra en muchos sitios tan solo por un cortado), gente amable, todas las mañanas tienen uno de esos periódicos gratuitos que la verdad amenizan bastante el rato, y una mesita que acostumbré a ocupar en esa media hora, la verdad es que le he cogido gusto al sitio, y al momento. Y así como quien no quiere la cosa, me dejó estupefacta una noticia que leí. Resulta que para colmo de los colmos, es verdad que como se dice, los ingleses son gente muy rara. Han prohibido en 'horario infantil' (espero que sepan definir cuál es mejor que los españoles), anuncios de quesos, hamburguesas ... y una gran variedad de productos, por considerar que el consumo de los mismos es nefasto para la salud de los pequeños. Y digo yo, más bien no sería perjudicial el consumo masivo e incontrolado de los mismos? Función la de controlar la de los padres, todo sea dicho. Por qué no mejor dejar de emitir televisión durante todo el horario diurno? Ya que considero que si tales anuncios pueden ser nocivos para los pequeños, puede serlo cualquier cosa... Y así me quedé durante un rato, no podía dar crédito a mis ojos, vamos, que vivir para ver (y leer).
... o bien también sea dicho 'pasen y vean'... el telón permanece en alto eternamente, o bien eso parece para algunos personajes, así me pareció el otro día cuando escuché unos cuantos comentarios lanzados por doquier por un tal 'Dani Rubio', porque claro, el citado personaje bien tiene un nombre. Para los que no lo conozcan, primero informarles que no se pierden mucho (o bien si, porque podría darse el caso de que se trate de un gran actor que ha logrado hacer creer a todo el mundo la existencia real de un personaje, su personaje), como decía, el citado especimen ha participado en el último concurso de 'Gran Hermano'. Escucharle puede provocarte si no has sido prevenido, de entrar en trance o bien en estado catatónico, y la verdad que no exagero eh?

Vulgaridad es lo que desprendía su sola presencia, pero lo peor era oirle decir estupideces varias tales como que ser gay es una enfermedad, y otras atrocidades y patadas al diccionario que no merecen ni hacerlas mención. Yo estoy convencida que todo ha sido un deseo del susodicho por hacerse notar, pero en verdad 'el fin justifica los medios'? Y ya mejor ni cuestionarse qué fin, porque el único factible bien es poco noble, sería por salir en la televisión en todo tipo de programas? ¿Hacerse un huequito en la tv para ganarse el sustento de cualquier manera? ¿Hasta dónde vamos a llegar?

6 Comments:

At 10:26 a. m., Anonymous Agustín dijo...

Con respecto a ese 'vivir sin pensar' al que haces referencia, hay un fragmento de un poema que me gusta mucho.

No sé si has viso la película 'Olvídate de mí', cuyo título original es 'Eternal sunshine of the spotless mind', título tomado de uno de los versos del poema.

How happy is the blameless vestal's lot!
The world forgetting, by the world forgot.
Eternal sunshine of the spotless mind!
Each pray'r accepted, and each wish resign'd;


Qué felices somos cuando 'no queremos enterarlos' de lo que pasa a nuestro alrededor...

 
At 10:27 a. m., Anonymous Agustín dijo...

Ooops... se me olvidó citar la fuente. El título del poema es 'Eloisa to Abelard', y es de Alexander Pope.

 
At 12:41 p. m., Anonymous karuna dijo...

Hola Agustín!

La verdad es que no he visto la película que mencionas,está bien? y por cierto, bonito el poema ;-)

Besotes,
Karuna

 
At 12:37 p. m., Anonymous Agustín dijo...

Para serte 100% sincero, la película aguantó una semana en cartel en Zaragoza (ya es milagroso que la estrenasen, imagino que se atrevieron a estrenarla porque salía Jim Carrey).

Aunque ya la había visto antes en versión original fui al cine a verla con un par de amigas... y asistimos alucinados a una procesión de gente largándose de la sala durante la proyección. Imagino que porque imaginaban una de risa con Jim Carrey y como que no...

Una vez dicho esto, diré que es una película maravillosa, entre mis favoritas. Si no la has visto ya estás tardando... ;)

Eso sí, intenta verla en versión orignal, que se disfruta más.

 
At 6:19 p. m., Blogger Buhorojo dijo...

Que puedo decirte, sigo pensando que la violencia y la desgracia de otros vende y que las cosas simples y deliciosas de la vida son aquellas que la sociedad actual ha desechado.
No es lo mismo ver el cadáver de alguien, lo que acarrea morbo, a estremecerse por un beso de un ser querido.
Es más fácil colocar en la discusión que un padre golpee a un hijo que le bese en su frente.
Los que creemos vemos que se ha entrado en un terreno de relativismo, de vulgaridad por las cosas y acontecimientos, detruyéndonos nosotros mismos, perdiendiendo por tanto nuestra cualidad de humanos hechos a imagen y semejanza del creador.

 
At 11:39 a. m., Anonymous karuna dijo...

Qué voy a decirte buhorojo, en realidad es triste pero asi parece, espero el interés por temas frivolos del ser humano,que parece impera ultimamente, vaya tornando a intereses más constructivos,

Saludos,
karuna

 

Publicar un comentario

<< Home