26 agosto, 2006

La realidad es triste... seamos claros

Bonita película la de Roberto Benigni, 'La Vita è Bella', ojalá pudiera ser tan fácil tener la personalidad del protagonista (papel protagonizado por el mismo e ingenioso Benigni), poder ocultar los sentimientos de tal manera que otros, en este caso su pequeño hijo, no se den cuenta de la triste realidad, de lo que acontece a su alrededor... Ojalá pudiera la gente actuar como si nada ocurriera, optar por ver sólo o con más detenimiento lo positivo de la vida, correr un túpido velo a lo que no conviene tenerlo tan presente, pero que aun así hay que tenerlo en cuenta, porque la solución tampoco debe ser dar la espalda a los problemas, echar la vista a un lado... La triste realidad siempre está presente.

El otro día circulando por la carretera, hablamos de velocidad máxima permitida de 80, cual es mi sorpresa que por detrás mío había un autobús (y me voy a atrever a citar la compañía, porque es lo que ví y en ningún momento falto a la triste verdad), lo que decía, un autobús de la Oscense con sus pasajeros dentro, a más de 100 km por hora!!! un autobús!! Cómo estarán los viajeros? Yo pensé, porque todavía me cuesta creer que hoy en día haya gente tan loca como para poner en peligro su vida, quizás ha sido secuestrado, y a punta de pistola el conductor tiene que ir como una flecha, o quizás algún viajero está poniendo tan nervioso al mismo que ni se dá cuenta de la velocidad (factor importante a tener en cuenta a la hora de conducir no?)... Pero estas divagaciones no duraron más de un segundo, porque claro, la realidad no era esa y es la que se impone al final... Qué miedo cuando ví al bus girar la rotonda, casi vuelca, normal. Qué triste lo que podría haber ocurrido...
Y por la misma carretera, la cual frecuento por lo que podéis ver, y justo el día anterior a éste que cuento!!, un coche con un bebé detrás, a 80 máximo, poniendo las largas para que le dejara pasar pues iba por lo menos a 130, lo que a mi me dejó en un gran dilema, delante de mi a unos 20 metros tenía caravana de coches, tenía que frenar dentro de poco porque si no sería víctima de un maltrecho accidente, pero y el loco de atrás? Menos mal que tuve espacio para cambiarme de carril, dejé el muerto al coche que había estado delante mío, pobre, casi le da el loco de la carretera (que no de la colina)

Tristes realidades a parte de las de carretera? Ummm muchas... Hoy la noticia de la muerte de un profesor en una escuala de primaria de EEUU, causa? uno de los tiroteos cada vez más frecuentes. Autor o poseedor del arma durante la locura transitoria que debió padecer? Otro joven, en este caso un chico de 20 años. Me recuerda a 'Rabia', de Stephen King, libro que me agradó bastante y que plama muy bien lo que ocurre realmente en EEUU. Uno no puede evitar preguntarse qué hacemos tan mal para que cada vez los jóvenes estén más desmadrados? Quizás lo de las matanzas en colegios sea el caso extremo, pero lo que es raro es precisamente eso, el echo de que ocurra, por qué?

Otras realidades aun más duras y por todos conocidas. Siglo XXI, años 2006, todavía hay países en los que la Pena de Muerte existe, y en este caso no hablamos del tercer mundo o países subdesarrollados. En otros también, pero quizás si cabe una forma más cruel de sufrimiento, la 'lapidación'. Y digo sobre todo más cruel no sólo porque el tiempo de agonía es mucho más largo, sino porque el motivo aún es más vano. Si actualmente por infidelidad en Europa existiera esta pena... Quién tiene derecho a quitar la vida de otra persona, y más de ésta forma tan lamentable? (Enterrándola hasta la cintura, y una masa de gente enfurecida y enloquecida al unísono, arrojan piedran de tamaño medio, para así alargar aun más la tortura, a la pobre muchacha viva) No tengo palabras...

Y si hablamos de fatalidades, qué me dicen de que se abandonen a criaturas inocentes en la basura hoy en día, o bien en un contenedor, así, porque no lo quieres. Y digo yo, se les olvida a estas personas que existen otros medios u otros lugares para proceder al abandono del bebé? La puerta de una iglesia, darlo en adopción...

Postear sobre acontecimientos de éste tipo y peores que se dan actualmente, sería una ardua tarea, sobre todo porque sería interminable. Como interminable es el dolor muchas veces de quienes padecen víctimas de tantas injusticias...

2 Comments:

At 9:49 p. m., Blogger PIlar M Clares dijo...

Vi la película de Roberto Benigni, 'La Vita è Bella', cuando ya no tuve más remedio, es decir, como dos o tres años después en un cine de verano, y se confirmó lo que sospechaba, que me hacía sufrir. Tristísima para mí, precisamente por el optimismo del desgraciado protagonista. entiendo que tu post te haya dado pie para relacionarla con la muerte fortuita, con la pena de muerte, con la privación de libertad, con el desprecio por la vida... Es más trágico para mí ver la desgracia con optimismo que analizarla en su más cruel verdad.
Un besico, Karuna.

 
At 7:18 p. m., Anonymous karuna dijo...

Hola Pilar, entiendo tu postura, y si que la verdad era triste la película, también desde el punto de vista que indicas. Pero a mi entender, gracias al afamado optimismo del protagonista un niño no sufrió, se dará cuenta cuando crezca de todo el horror ocurrido, si, pero al menos no en ese momento tan tierno que es la infancia. No obstante, también creo que aunque es difícil y casi imposible para cualquiera, habría que aprender a analizar la dura realidad con el prisma más optimista que fuera posible (no solo para acallar un poco si cabe el sufrimiento personal, sino también para ayudarnos a nalizar con un estado más favorable, ya que a veces uno no puede evitar bloquearse ante ciertas realidades)
Besotes guapa!

 

Publicar un comentario

<< Home