02 agosto, 2006

Porque somos un poco Santo Tomás

¿Cuánta gente necesita ver o percibir algo de forma directa, para llegar a la conclusión de su existencia? Si algo pasa desapercibido, ya que no nos percatamos de ello con alguno de nuestros 5 sentidos 'habituales' es que no existe, o no siempre es así?

Hoy en día, la gente es un poco Santo Tomás, quien se dice necesitó ver las llagas de Jesús resucitado para creer lo que sus ojos veían... Pero porque nos cerramos en banda tan fácilmente? Acaso no es posible que no todo sea percibido por nuestra mente? Ya lo dicen los científicos, a proporción poca parte de nuestra mente usamos, y si pudiéramos emplearla en su totalidad... podríamos quizás maravillarnos de la "capacidad dormida" que todos poseemos, y sólo unos pocos afortunados han logrado poder utilizar (yo no eh?, aunque no me importaría). No sería una creencia por nuestra parte un tanto superficial, la de que sólo es lo que se ve, se toca, se siente... y qué pasa con la cantidad de cosas en las cuales creemos basándonos en deducciones? O bien vemos las galaxias externas? No, pero deducimos que existen y lo damos por echo. Lo mismo pasa con los átomos, con los llamados 'agujeros negros'... Porque si podemos deducir el ser de muchas cosas a partir de fenómenos y hechos existentes, también hay teorías y sucesos reales de la vida misma, que podrían hacer que pensáramos en la 'existencia' de una posible reencarnación como algo verdadero, o bien de que hay algo después. Seamos claros, la mente tiene que ver con el cuerpo? El cerebro si vale, pero la mente? Si nos ponemos a pensar, se podría hablar de la 'continuidad' de la misma. Quiero decir, a la pregunta ¿un momento de consciencia de hace 2 horas por ejemplo, de dónde ha venido? La única respuesta válida sería de un momento anterior. Entonces, el primer momento de conciencia cuando nacimos de dónde vino? De otra vida anterior sería la respuesta... La mente es algo 'inmaterial', muy distinto a nuestro cuerpo (material), son entidades diferentes...

Dejando todo el embrollo verbal en el que me había metido, hay gente que puede decir que nuestra manera de comportarnos, nuestra actitud ante la vida... forma parte de los hábitos que se van 'pegando' por vivir en una familia determinada, entorno social determinado... Pero cómo se explicaría que gemelos con ADN similar, que han vivido en el mismo entorno, juntos toda la niñez, pueda uno ser de comportamiento hostil por ejemplo, y otro más apacible... Porqué ante regresiones por hipnosis (muchas han sido realizadas por Brian Weiss, psiquiatra estadounidense y autor de libros que hablan del tema), se ha dado lugar a que haya personas sometidas a la regresión que se han puesto a hablar durante ella en otro idioma (perfectamente), cuando en la vida real no saben ni una palabra del mismo?
Podríamos dar otro significado a los famosos 'déjà vu' que el que sea un mero error de nuestra memoria?

1 Comments:

At 8:51 p. m., Blogger Keisso dijo...

Lo que ocurre es que accedemos a la realidad a través de nuestros actos. Es lindo imaginar posibilidades infinitas, pero todas esas fantasías se caen a los 10 minutos si no se traducen en un cambio real en la vida.

Me atrevería a decir que somos lo que hacemos.

 

Publicar un comentario

<< Home